Fumigación con drones

cerrar

La tecnología avanza generando cambios en todos los sectores y en todas las actividades que realizamos; la fumigación no está exenta a estos cambios.

Desde mediados del año pasado comenzó la tendencia a nivel mundial en la utilización de drones para fumigar. Estos marcan la diferencia en innovación del sector, pues ofrecen importantes ventajas frente a los métodos tradicionales, entre ellas: reducen costes, brindan mayor precisión en las labores, monitorizan los cultivos, son más eficientes en las operaciones y disminuyen el impacto ambiental.

China parece querer tomar la delantera. Compañías del país ya prueban desde hace tiempo el uso de aeronaves no piloteadas en la entrega de pedidos y en 2015 la compañía DJI, el mayor fabricante de drones a nivel mundial, anunció sus planes en la agricultura.

DJI lanzó en China y en Corea del Sur un dron diseñado para fumigar los cultivos de manera autónoma el cual lleva incorporado un tanque con capacidad de 2,6 galones (10 litros aprox) y un dispositivo de spray que distribuye el pesticida. Funciona con batería y cuenta con una autonomía de vuelo de 12 minutos. Su velocidad de fumigación es de tres a cinco hectáreas por hora, una cifra que varía en función del tiempo y la altura que emplee en despegar y descender.

Pero este dron tiene algunos antecedentes interesantes, como por ejemplo el mini helicóptero no tripulado Yamaha RMAX. Este empezó a volar sobre los cultivos en los años 80’s cuando el Ministerio de Agricultura de Japón, preocupado por el envejecimiento de la población rural, se propuso la modernización del campo. Su idea era que con la implantación de nuevas tecnologías como los drones para agricultura, se atrajera a la gente joven a las zonas de campo.

Desde entonces, se fueron produciendo más unidades de estos drones y en la actualidad un 40% de los arrozales japoneses cuentan con ellos en la agricultura.

Los drones para la agricultura ya son una realidad y su incorporación en las labores habituales del campo marca el antes y el después de una nueva era en la fumigación.