Los beneficios de la agricultura de precisión

cerrar

La agricultura de precisión está avanzando en Uruguay y los investigadores, productores y técnicos tienen la oportunidad de trabajar codo a codo para potenciar su uso.
Es una revolución tecnológica de satélites, GPS, computadoras, sensores remotos y otras innovaciones, aplicadas al sector agrícola que en los últimos años lo han transformado aumentando la productividad de los terrenos.
El concepto de agricultura de precisión se basa en que dentro de un terreno hay varias zonas que difieren en su calidad y productividad, por lo tanto, es necesario para lograr un mayor rendimiento trabajar cada zona de acuerdo a sus necesidades. Para ello, a través de la tecnología, se puede estimar con precisión la necesidad de insumos que requiere cada zona dentro de un campo o chacra.
Por ejemplo, si se tiene una zona dentro de una chacra que, gracias a la información que brinda la tecnología, se conoce que rinde sustancialmente menos todos los años o que el suelo tiene menos espesor y su rendimiento es limitado, entonces se le aplica menos cantidad de insumos. De esa manera se está mejorando la sustentabilidad física, económica y ambiental, porque no se está aplicando fertilizantes en zonas donde no se espera respuestas importantes.
Lo que se calculaba en la agricultura tradicional era simplemente el rendimiento promedio de la chacra. Ahora, con los monitores de rendimiento que se montan en las cosechadoras, se puede mapear el rendimiento hasta por metro cuadrado.
Esta práctica toma mayor relevancia en los campos arrendados. Para el que es propietario de la tierra y tiene un técnico asesor hace mucho tiempo, en general conoce muy bien lo que pasa dentro del campo y podría dividir esas zonas simplemente con la percepción de los años. Pero hoy se trabaja sobre mucha tierra arrendada, sobre campos nuevos, que el agricultor entra y no conoce. Ahí es cuando el uso de estas tecnologías impactan de gran forma en la productividad.